Por qué los diseñadores deberían aprender a programar

El diseño –como nos encanta decirnos a nosotros mismos– es una rama que puede cambiar el mundo. Nuestro trabajo es en estricto rigor estudiar y afinar procesos para mejorar la calidad de vida de las personas, desde cómo se desenvuelven en sociedad a cómo lo hacen en privado. El diseño es, a falta de término menos manoseado, un agente de cambio.

Por su parte, el mundo del código partió con una razón bien sencilla de ser: hacer correr computadores. Puede ser una mega máquina donde almacenar archivos o un microchip; pero donde sea que existía una, existió un lenguaje que la controlaba detrás.

Si hoy en prácticamente todas las areas del conocimiento se usan computadoras, ¿no es entonces lógico que si queremos cambiar el mundo actual, tenemos que entender cómo habla el mundo actual?.

 

“En un futuro cercano los que no hablen idiomas programáticos, van a tener que conformarse con ser oyentes de lo que concluyan los que sí los hablan”

woodlake001

programar es un idioma universal. Un idioma con varios “dialectos” (algo quizás bien ad-hoc con el hecho de que hoy se hable de “tribus” digitales). Imaginemos una gran nación alfabetizada (o todo el mundo) donde existe el país que habla PHP, el que habla javascript, CSS y así en adelante. Y en algún lugar remoto de un oceano remoto, existe una isla remota con una sala remota (y sin Wi-Fi) donde están los analfabetos computacionales. Los que saben hablar “solo” idiomas no-tecnológicos y mundanos como español, inglés o francés.

En un futuro cercano (alias ahora) los que no hablen idiomas programáticos, van a tener que conformarse con ser oyentes de lo que concluyan los que sí los hablan. Básicamente tendrán que ir a la siga de las decisiones que tomen los que están ocupados hablando en código y cada vez la brecha va a ser más grande, porque hay que entender una cosa esencial: controlar código es controlar procesos. Una línea de código que funciona es en estricto rigor un “software” que ejecutó una acción por su cuenta, y eso permite autonomía absoluta y como nunca antes en la Historia. Programar es básicamente “saber hablar computadoriano” y eso hace que las posibilidades de creación sean realmente infinitas.

Otro motivo porque muchos diseñadores odian programar, es que son tantos los lenguajes, que se ven superados y tiran la toalla porque no entienden cómo una serie de números y letras se va a convertir en un proyecto hecho con código.

¿Consejos?. Paciencia. No esperes a que te enseñen sentado en tu casa. Usa tu tiempo libre en aprender cosas nuevas, lee libros, tutoriales hay en toda la internet. Averigua con qué idioma se hace lo que te interesa hacer y empieza de a poco y con paciencia. Al igual que los lenguajes hablados, la programación evoluciona con las personas, así que si vas a meterte en el mundillo ten claro que el aprendizaje es constante.

Related posts

Leave a Reply